Twitter y los microblogs

Para los menos locuaces, aquellos que no necesariamente disfrutan explayándose con grandes descripciones de viajes ni experiencias vitales, existe una nueva herramienta de comunicación llamada microblog. Como su nombre permite intuir, un microblog no es más que un conjunto de pequeños posts en los que su dueño comparte estados de ánimo, gustos y preferencias, o cualquier otra cosa que se pueda escribir en no más de 140 caracteres.

El creador de Twitter, Jack Dorsey, define este servicio como “una forma de comunicarte con la gente muy accesible y portátil. Cualquiera con un teléfono Nokia puede participar en mi conversación. Permite controlar lo que cuentas y lo que recibes y la gente puede escoger leerme o no hacerlo”.

Sin embargo, es una herramienta que no aporta nada que otras nos puedan dar. Facebook, por ejemplo, ya ha incorporado la posibilidad de agregar una “frase de estado” (también desde el móvil, si se quiere) de una longitud similar a los posts de Twitter y con más posibilidades. Si quieres enviar mensajes cortos con el móvil hace bastante que existen los SMS. Y desde luego, si tengo ganas de leer no me pondré a leer los mensajitos de otro en Twitter si no es que no tengo nada mejor en lo que perder el tiempo.

Es cierto que sigue creciendo mes a mes. Pero hay que tener en cuenta que muchos de los usuarios son artistas, famosos, políticos e incluso grandes empresas, las que utilizan esta “herramienta de comunicación” para conectar con su público. Sin ir más lejos, Apple lo utiliza para anunciar actualizaciones de contenidos de iTunes trailers, Apple TV y iPhone/iPod touch. Parece que Twitter ya se está arrepintiendo de haber rechazado una oferta de 500 millones de dólares de Facebook y ahora se vende al mejor postor.

Luis

Anuncios